Mercado Central de Valencia I

Hoy hacemos una primera incursión al Mercado Central de Valencia. Además de haberse convertido en emblema de la ciudad, es también un paraíso para los amantes de los productos frescos y la materia prima de primera calidad. Abarcarlo todo es casi misión imposible, así que en esta primera entrada y una próxima os invitamos a recorrer nuestro top ten de puestos indispensables.

Mercado Central de Valencia

Anguilas vivas

El pequeño puesto de Leo, el de Anguiles Vives El Galet, esconde uno de los tesoros del Mercado Central. Únicamente vende anguilas, a 17 euros el kilo, pero nos asegura que se trata de un producto que cuenta con los beneficios propios del pescado azul y con el que podemos preparar auténticos manjares además del popular all i pebre: arroz con anguila, anguila al horno, fritas, a la plancha, ahumada, anguila encebollada…

La bisabuela de Leo, Leonor, ya vendía anguilas en la plaza redonda de Valencia hasta que abrió el Mercado Central y se trasladó al puesto que regenta él en la actualidad. Nos cuenta que, “por tradición, este es un alimento que suelen preparar los mayores de la casa” aunque parece que la juventud se está animando a cocinarlo y algún europeo residente en la ciudad acostumbrado a comer anguila en su país de origen también se ha convertido ya en parte de su clientela habitual.

Setas todo el año

Frutas Salvador (20-23) fue el primer puesto del mercado que se atrevió a ofrecer setas al público hace ahora 25 años. El marido de Carmen fue un innovador en toda regla y su idea sigue en pie hoy en día.

Aquí podemos comprar setas todo el año, la variedad dependerá de la temporada en que la visitemos la parada. A estas alturas de la primavera encontramos el popular boletus, la reina entre las setas para la pasta; marasmius oreades o senderuela, utilizada para preparar el fricandó catalán o hacer revueltos o guisos; la coreana eryngii o seta de cardo; lentinus edodes o shiitake; la seta de chopo; el champiñón de tierra; el perrechico del País Vasco; cantharellus cibarius o rebozuelo y la colmenilla. Junto a ellas, Carmen nos recuerda que también nos podemos llevar setas congeladas y deshidratadas.

Jamón de primera y quesos especiales

Dos aspectos hacen de Solaz (puestos 59-66) una parada especial: la calidad de su género y la simpatía de su equipo. Observar sus vitrinas conlleva que a uno se le haga la boca agua inevitablemente. ¿Qué encontramos en ellas? Obligatorio empezar por el jamón, sin duda, su valor añadido. Las piezas las adquieren como se hacía antiguamente, a maquila: eligen, pesan y compran las piezas en fresco, cuando tienen dos meses, para asegurarse de que son el producto que buscan y luego las dejan curar en los secaderos hasta que las recuperan dos años después. El precio medio ronda los 29 euros/kilo.

Sigamos por los quesos. A lo largo del año podemos adquirir hasta 170 tipos diferentes: cheddar de la Isla escocesa de Mull (35,50 euros/kg); Idiazabal (25,50 euros/kg); de servilleta; puro de oveja; manchego; fresco; comté; cebreiro; Stilton (que por su popularidad vendría a ser en Inglaterra lo que el manchego en España) y dentro de este el Colston Bassett, el mejor de su clase (28,95 euros/kg)…

Dos apuntes más, la anchoa de Santoña y la sobrasada en tripa de ternera son otros de los productos que hacen de esta una parada digna de conocer.

Pasta fresca rellena

Marcella, napolitana y siempre sonriente, en su Despensa de Italia (123-124) ofrece productos típicos de la cocina italiana pero, sobre todo, pasta fresca rellena proveniente de la región italiana de Emilia-Romaña, cuna de la pasta fresca.

Entre las opciones, la más popular es la de ricotta y boletus (18,50 euros/kg), aunque las hay para todos los gustos: ricotta y trufa, ricotta y pera caramelizada, berenjena y scamorza, mascarpone y nueces, de foie de pato, de ricotta y salmón, ricotta y trufa…
Todas estas variedades se preparan en 3 minutos y son tan sabrosas que pueden comerse acompañadas simplemente de aceite y parmesano o mantequilla, salvia y parmesano.

Longanizas de sabores

En Rosa Lloris (102-106) podemos comprar carne de primera: ternera de lechal, blanca o de la casa, buey, buey Luismi, cerdo de Teruel, cordero, hamburguesas, embutidos regionales típicos… pero si hay un producto, de entre todo el surtido que ofrece, que a nosotros nos han conquistado son sus longanizas.

La blanca (7,63 euros/kg) es la reina de la casa, lo ha sido desde siempre, y eso que el puesto cuenta con un siglo de historia. A partir de ella se ha evolucionado hasta conseguir ofrecer ocho variedades de longanizas diferentes. Ahí van: longaniza con llavoretes, que se consumía antiguamente en el barrio del Carmen; a las finas hierbas; con roquefort; picante; con azúcar y miel; con habas y ajos tiernos; la bautizada como italiana, con sal y pimienta y la blanco y negro, esa que mezcla la longaniza y la morcilla. Los precios oscilan entre los 7,60 y los 10,85 euros/kg.

Y la semana que viene, hamburguesas, frutas y verduras, salazones y marisco… ¿podrás esperar?

Anuncios

2 pensamientos en “Mercado Central de Valencia I

  1. Pingback: Bienvenidos a la República Popular China | Gourmetvalencia

  2. Pingback: Origen Clandestino | Gourmetvalencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s