Q de exquisito

Las expectativas ante nuestra visita a Q de Barella (léase ba-re-lla, con ll de llama) eran altas, muy altas (cómo no, era la casa de Quique Barella) y hoy podemos asegurar que se superaron. Nada más entrar por la puerta, primer punto positivo, el local, decoración cuidada con toques divertidos como una foto enorme de dos niños y un chimpancé, una puerta roja con un mensaje de “Keep calm” adaptado al entorno, o una llamativa letra Q roja e iluminada decorando una de las paredes.

Restaurante Q de Barella

Segundo aspecto destacable, de los que te confirma que vas a querer volver pronto, la carta. Pufff, ¡qué carta!: ostra valenciana con chufa, canela y limón (4 euros); calamar de playa con espuma de patata, jugo de pollo asado y aire de cacao (10 euros); caballa en medio salazón de hierbas con berenjena ahumada (7,50 euros); anguila con guiso de pata de ternera (6,50 euros); pulpo con almendras y moscatel (10 euros); ortigas de mar en tempura con romesco (un bocado delicioso, por cierto. 11 euros); rabitos de cerdo con lechuga y cilantro (11 euros); merluza con cous cous de coliflor y brócoli (12 euros)…

Pulpo de Q de Barella

Tras suspirar y poner en marcha el proceso de decisión, un tercer punto reclama tu atención, el equipo de sala, con Elsa, la mujer de Quique, a la cabeza: amables, profesionales y a la vez cercanos, el equilibrio perfecto.

Y cuando cenas llegan el cuarto, cómo has disfrutado, y el quinto, ese dulce descubrimiento, la torrija de orxata con helado de canela (6 euros), uno de esos platos por los que merece la pena visitar un restaurante. Jugosa, sabrosa, riquísima… tanto que en un primer momento no aparecía en la carta de Q de Barella y los clientes, que ya la conocían de la etapa del chef en El Alto de Colón, le exigieron que la incluyera (gracias a ellos por la insistencia, de corazón, bueno, o de estómago que viene más al caso).

Torrija de Q de Barella

Y con todo ello, solo te nace exclamar “¡qué a gusto hemos estado!”, y a continuación, después de hablar con Quique y saber que ese es su objetivo, que quien entre a comer al restaurante se sienta como en casa, solo te queda darle la enhorabuena y gritarle “¡prueba superada!” al más puro estilo Ramón García.

Q de Barella

¿Cuál es su secreto? Su trayectoria, desde luego, haberse encargado durante casi una década de la cocina de los restaurantes del Grupo El Alto, tras haber pasado además por templos como el Celler de Can Roca, lugar donde afirma que le “picó el bicho”, ese cosquilleo que tras experimentar la presión, el nivel de creatividad y trabajo de entornos tan potentes como la casa de los Roca, no te deja jamás y te impulsa a amar más si cabe el oficio.

Quique Barella

Junto a la experiencia y el amor por la cocina, las claves para que Q de Barella guste tanto pasan por contar con un buen producto y respetar la tradición, pilares sin los cuales sería imposible, asegura Quique, crear nada. Sobre esa base, él construye una cocina valenciana moderna, con toques de autor pero fuertemente enraizada. Para probarla, hay dos opciones, pedir a la carta o dejarnos conquistar por su menú “Jocs de cuina XL” (aperitivo, tres entrantes, pescado, carne y dos postres, 39,50 euros). Sea como sea, lo cierto es que la sensación no varía: la casa de Quique es uno de esos sitios que te alegra tener cerca.

Anguila de Q de Barella

Q de Barella, calle Finlandia 7, Valencia.

Horario: de lunes a viernes mediodía y noche. Sábado noche. Domingo cerrado.

Anuncios

Un pensamiento en “Q de exquisito

  1. Pingback: Probando Askua en Valencia Cuina Oberta | Gourmetvalencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s