Víctor Rodrigo, el chef que no podía dejar de crear

Tal vez ahora sea más fácil ponerle cara, es lo que tiene la tele (más cuando el programa en el que apareces tiene tanto tirón como Top Chef), pero lo cierto es que desde hace casi una década los valencianos tenemos la suerte de contar con un crack como Víctor Rodrigo en la ciudad. Para nosotros su restaurante, Samsha, es totalmente diferente al resto de la oferta gastronómica que podemos encontrar en Valencia. Él es un artista con mayúsculas, una mente creativa que plasma su necesidad de expresión en sorprendentes trampantojos y llamativas presentaciones, en definitiva, en pequeñas obras de arte comestibles.

Víctor Rodrigo. Restaurante Samsha

Sí, puede parecer que hemos empleado demasiados conceptos reiterativos en un solo párrafo, pero la ocasión sin duda lo merece. Para hacernos una idea real de lo que supone el proceso creativo en restaurante como Samsha está bien saber que plantearse un cambio de menú (suele hacerse cada medio año) es un complejo proceso que conlleva, en primer lugar, idear los nuevos platos sabiendo que deben sorprender, buscando combinaciones de sabores que no estén explotadas, creaciones que nadie haya elaborado antes, etc. A continuación, desarrollar los moldes necesarios para poder dar vida a la idea que de momento anida en la cabeza del chef (o en algún boceto que el mismo ha dibujado). Y por último será necesario localizar la vajilla adecuada para la puesta en escena final.

Postre. Víctor Rodrigo. Restaurante Samsha

Un inciso para la reflexión. Con ese espíritu creador, su dominio de la técnica y la experiencia de llevar media vida (literal) cocinando, Víctor Rodrigo debería ser un referente en la ciudad. Si eres un amante de la gastronomía y mientras lees este texto te sorprendes porque nadie te había hablado de Samsha, tal vez es un buen momento para reflexionar y darnos cuenta de lo que nos podemos perder por no aumentar nuestra predisposición a probar nuevas propuestas aunque se aparten de lo habitual. Cerramos paréntesis.

Víctor Rodrigo. Restaurante Samsha

La cocina de Víctor Rodrigo es, queda claro, una cocina muy personal y creativa y además, artesana, de hecho en el restaurante se elaboran incluso los panes que se sirven acompañando cada plato del menú y que, por cierto, pueden llegar a gustar tanto o más que su acompañante.

Restaurante Samsha

El sistema de Samsha es un sistema de menús. En el momento en que el que entrevistamos a Víctor, el restaurante ofrecía un menú de siete platos (42 euros), una opción más reducida de cinco (37 euros), y a mediodía un menú de tres (22 euros). ¿Los platos? Estos: “canelón de pichón sin pasta con curry, cúrcuma y ras el hanout acompañado de focaccia de leche de coco y lima Kafir”; “falso calamar de navajas que se comió un chilli crab acompañado de pan (espectacular, por cierto) al vapor de ajo chive y sésamo negro”; “salmón con piel de semillas, cremoso de melocotón, vino especiado y noodles de alitas de pollo maridado con pan de apio”; “guiso de kamut con setas, pato y sus crujientes acompañado de pan de miel y romero”; “flor con pétalos de frambuesa, caviar de fruta de la pasión y crema de yogur especiada con galleta de almendras y lima”; y su popular “caja de Kriptonita con mandarina y cacao con pan de limón y albahaca”.

caja de kriptonita. Víctor Rodrigo. Restaurante Samsha

Actualmente el menú que ofrece Samsha es el que Víctor ha bautizado como “Menú siete pruebas”, en el que prepara platos que ha hecho en el programa Top Chef. Ñoquis esféricos de queso de romero, infusión de su piel y agua de tomate con pan de tomate; canelón de pichón sin pasta con curry, cúrcuma y ras el hanout acompañados de pan de curry; el falso calamar y el salmón con semillas del que os hemos hablado antes; ciervo con salsa de semillas de papaya y ensalada de semillas con setas y pan de mantequilla y setas. Y de postre: crema catalana de melocotón con toffee de Nutella, manzana con galleta y muffin de manzana y miel; y ganache de chocolate, crema montada de vainilla, caramelo salado, nougatine de piñones y frutos rojos acompañado de pan de frutos rojos. Ahí queda eso. El precio del menú es de 53 euros más IVA. También existe la opción de escoger el menú reducido que en lugar de siete platos incluye cuatro y cuesta 31 euros más IVA.

Falso calamar de navajas. Víctor Rodrigo. Restaurante Samsha

Sin duda es una opción más que recomendable, al menos a nosotros nos ha conquistado. Definir en solo una palabra la propuesta de Samsha no es tarea fácil, pero si tuviésemos que escoger un adjetivo seguramente copiaríamos a Jordi Ferrer que ya nos habló del restaurante de Víctor Rodrigo hace un tiempo, y afirmaríamos con rotundidad que Samsha es, ante todo, sorprendente.

Samsha, calle Periodista Ros Belda 4, Valencia.

Horario: cerrados domingos todo el día y lunes noche.

Anuncios

3 pensamientos en “Víctor Rodrigo, el chef que no podía dejar de crear

  1. Pingback: Érase una vez… The Book | Gourmetvalencia

  2. Pingback: Ginebreando | Gourmetvalencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s