Ceviches, causas y anticuchos

Para quienes nos encanta viajar, probar sitios como Ancón es un lujo. Sentarte a la mesa y poder descubrir productos y recetas de otras latitudes es siempre una experiencia enriquecedora. Ancón es un restaurante de cocina peruana capitaneado por Anita, limeña de nacimiento, y Alejandro, valenciano pero enamorado al 100% de la cocina peruana.

Ancón
Preguntamos a Anita por el nombre del local, nos cuenta que Ancón es para ella sinónimo de felicidad, un pueblo pesquero que durante años fue el balneario más exclusivo de Lima y donde ella pasaba sus veranos en casa de sus abuelos. Las paredes de Ancón (restaurante) cuentan la historia de Ancón (localidad) a través de unas bonitas fotos que aportan al restaurante una pizca extra de esencia peruana.

Ancón-6

Tras unos minutos se une Alejandro a la conversación. Y seguimos preguntando, de lo general a lo concreto, por organizarnos. A la cuestión de cómo definirían la cocina peruana, ambos coinciden: una de las más completas del mundo. “A lo largo de su historia, a Perú han llegado gentes procedentes del Mediterráneo, de Japón, de África, de China, dejando todos ellos influencias en los platos locales”, asegura ella. Es, además, muy rica en matices, nos cuenta él, un mismo plato puede diferir sobremanera según se elabore en la capital, en la selva o en localidades del litoral.
Sobre el peso de la cocina peruana en la actualidad, Alejandro nos afirma con rotundidad que la cocina peruana ha llegado para quedarse. Anita añade que “en Perú, si ahora dices que eres chef es mejor que ser presidente”.

Ancón-7

Sobre ellos nos cuentan que se conocieron estudiando en la Escuela de Hostelería de San Pol de Mar, y que a partir de su relación fue cuando Alejandro empezó a adentrarse en una cocina que lo cautivó: “te das cuenta de que es diferente y de que te gusta, ves cómo los peruanos adoran su gastronomía y cómo cuidan el producto”.
Iban a Perú constantemente y acabaron haciendo prácticas en las cocinas de Costanera 700, de Humberto Sato, considerado el iniciador de la cocina nikkei (la que resulta de la fusión, nos concreta Alejando, de los productos y sabores locales, en este caso peruanos, con las técnicas japonesas). Sus ojos brillan cuando habla de aquella experiencia, y ambos nos muestran con orgullo la chaquetilla firmada por el señor Sato que luce enmarcada en una de las paredes de Ancón.

Ancón-5

Y tras “viajar” hasta Perú, nos centramos en la propuesta gastronómica de Ancón. Lo cierto es que cuando lo probamos por primera vez nos encantó leer su carta, pedir anticucho, causa y ceviche y descubrir que en esta cocina el maíz (tesoro de los incas) tiene el papel que merece, que hay canchita para el aperitivo, choclo para el ceviche y maíz morado para preparar la mazamorra, por ejemplo.

Ancón-4

En carta, para comenzar ceviches, por supuesto, a elegir entre clásico (de corvina, 12,50 euros) o mixto (de corvina, langostino y pulpo, 11,50 euros) y entre estilo tradicional (con leche de tigre), ancón (con salsa de ají amarillo) o nikkei (con shoyu, un toque de aceite de oliva y jengibre). Nosotros pedimos el clásico tradicional y al terminar, obedeciendo las indicaciones de Anita, nos bebimos en un chupito la leche de tigre que había quedado en el plato.

Ancón-2

Para continuar se puede probar una causa de langostino, cangrejo o pulpo (entre 6 y 9 euros); unas papas rellenas; unas empanadillas de ají de gallina servidas con salsa criolla; o un anticucho de secreto de cerdo o de corazón de vaca (riquísimo, por cierto) macerados en orégano, ají panka y vinagre. Y para terminar, un lomo saltado, un pulpo grill o una jalea mixta (calamar, pescado, langostinos y pulpo rebozados en harina de papa y acompañados de yuca frita, salsa criolla, canchita y salsa tártara).

Ancón-3

Y de postre (entre 4 y 6,50 euros), pie de limón, suspiro a la limeña, mazamorra morada (a base de maíz morado, pasas, piña y manzana) o un arroz con leche al estilo de la abuela Pitu, por ejemplo.

¡Ah! Y para beber, algo que nos queda pendiente probar, la chicha morada, preparada a base de maíz morado, cáscara de piña, azúcar y lima. Habrá que volver pronto…

Ancón-8

Ancón, calle Luis Santangel, 20 de Valencia.

Horario: miércoles de 20:30h. a 23:30h.
De jueves a sábado de 13:30h. a 16:00h. y de 20:30h. a 23:30h.
Domingo de 13:30h. a 16:00h.

Si quieres seguir viajando, puedes probar el sabor mexicano de Chilangos o la esencia colombiana de los platos de Origen Clandestino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s